Algunos días –me cuentan- desde la viña de Chateau Maréchaux se escuchan las campanadas de la iglesia de Pomerol, y hasta de Saint Emilion. “Estamos a 15 minutos”, confirma Julien Mingot, hoy a cargo de las 15 hectáreas de la bodega familiar fundada por su abuelo Raymond. Chateau Maréchaux está en Savignac de l’Isle dentro de la denominación “Bordeaux Superior”.

Julien Mingot

“Para ubicarnos –me dice Julien- Burdeos está dividido en varias sub-regiones que se destacan por ser muy diferentes entre sí. Por ejemplo acá estamos al este de Pomerol y al sur de Margaux, Medoc y Paulliac”. Para ir un poco más al detalle, hay que saber que del lado izquierdo del rio Garona –entre el Océano Atlántico y el río- se agrupan las apelaciones del Medoc como Margaux, Saint Julien, Saint Steph y Paulliac, y del lado derecho –al este- Saint Emilion, Pomerol, Burdeos Superior. Burdeos es una de las dos regiones mas reconocidas en el mundo por sus vinos. “La fama de Burdeos tiene que ver con una varias cosas: sus vinos, su historia y la revalidación año tras año de las condiciones del suelo, el clima y sus viticultores”, explica el joven viñatero.

“La fama de Burdeos tiene que ver con una varias cosas: sus vinos, su historia y la revalidación año tras año de las condiciones del suelo, el clima y sus viticultores”

Las cepas emblemáticas de Burdeos son muy reconocidas en el mundo, y esto también hace que el comercio del vino de esta región tenga mayor alcance que ninguna otra. “El Cabernet Sauvignon, el Merlot, y el Cabernet Franc son las cepas que mejor se adaptan a nuestro suelo”, comenta.

A pesar de su juventud Julien Mingot ya está tomado decisiones importantes en el manejo del Chateau Maréchaux. “Estamos apuntando a estar al día de cómo se van desarrollando los mercados pero la idea es mantener la estructura familiar, que es nuestro principal valor” comenta.

“La estructura familiar, que es nuestro principal valor”.

La bodega fue creada por el abuelo de Julien y desde entonces esa herencia fue creando una relación especial con la tierra y las viñas. “Es difícil imaginar este lugar, estos vinos hecho por un grupo industrial. Claro que buscamos desarrollarnos, pero siempre conservando el lado artesanal”, agrega Julien.