La cosa empieza cuando un amigo me dice “a ver vos, que escribís de estas cuestiones… ¿qué vino está bueno?”

Nos acabábamos de cruzar en el Intercontinental de Mendoza rodeados por 250 vinos de 57 bodegas. Es la primera vez de mi amigo en una feria de vinos. Tiene una copa vacía en su mano y el gesto ansioso de quien espera una revelación urgente. “Depende, hay muchos…”, digo mientras me rasco la nuca y miro alrededor, consciente de que no hay una respuesta única, sino variedad de estilos, regiones, y generaciones de enólogos. Mi amigo zarandea la copa y frunce el ceño: me apura. Mi respuesta surge de a poco y se consolida en un puñado de conclusiones:

1- Los extremos y los centros: es una feria única para los vinos argentinos ya que reúne al viñateros de estilo y generaciones tan diversas como Carmelo Patti, Ángel Mendoza, Mauricio Lorca, y bodegas que van desde Zuccardi, Cobos, o Achaval, hasta Alto Las Hormigas y Trapezio. O viticultiores como Angulo-Innocenti y la presencia chilena de Casa del Bosque.

2- Público general: un desafío común de las ferias es llegar a distribuidores, críticos y restaurantes, pero al mismo tiempo al consumidor raso. En este caso se notó una elevada cantidad de público general que fue al Intercontinental a probar vinos, a preguntar, a aprender a engancharse con el vino.

3- Vinos con intención de “terroir”: como bien lo destaca Federico Kunz, director de Wine of Mendoza y uno de los organizadores de la feria, “entre lo más destacado de la feria es la idea de ‘terroir’, de bodegas y viticultores que buscan profundizar la relación de sus vinos con el lugar de donde vienen, en regiones y subregiones. Cada uno busca la expresión del lugar”. Esta tendencia seguramente irá en aumento.

4- Juventud divino tesoro: uno de los maestros de la enología argentina, Ángel Mendoza, celebraba la gran cantidad de jóvenes entre los productores, y los visitantes de la feria. “Quiere decir que el futuro está en buenas manos”, agrega Mendoza. La feria es una buena muestra de otra tendencia del vino argentino.

5- Respuesta Vinos: más y mejores blancos, tintos mas refinados y elegantes y espumantes. Federico Kunz comentaba que “desde el Semillón de Ricardo Santos al Sauvignon de Riglos se ve un alza en la presencia de los blancos de alta gama”. En tintos, más allá de clásicos y nuevos clásicos (del Enzo Bianchi al Aluvional de Zuccardi, Cobos, o Judas de Sotano), se ve una tendencia de vinos refinados y de alta gama como los Terroir y Reserve de Alto Las Hormigas, el Memento de Ave, o el Bobo de Trapezio.

Al final de la recorrida, por fin respondí a mi amigo sobre qué probar. Y me quedé con estos tres: Altos Las Hormigas Reserve 09, Memento 08 y Bobo 09. Salud.