Llegó la hora. Vuelven tardecitas de aperitivo, cenas menos pesadas, almuerzos al aire libre, y brindis casi compulsivos. Inspirados por la primavera, varios especialistas del vino recomiendan las mejores opciones. Cepas novedosas, buenas añadas de clásicos, rosados épicos, blancos diversos y más complejos, y una banda bullanguera de nuevos tintos frescos, profundos y deliciosos.

El Refrán Cabernet Franc y el Mainqué rosado de Pinot Noir se las traen, las nuevas añadas del Bonarda y Criolla de Cara Sur confirman y elevan la calidad de su jugada, el extremo Altupalka Sauvignon Blanc exclama que lo imposible es posible y para volver todo más interesante, apareció el feliz Trousseau patagónico de Aniello. Pero también están los clásicos virtuosos como el solitario Las Perdices Albariño, el afable Cruzat Cuvée rosado, el Torrontés de Colomé o el Riesling Old Vineyard de Humberto Canale.

Además, las recomendaciones vienen de varios de los capos de las mejores vinotecas de Buenos Aires como Ozono, Joaquín Alberdi, Mr. Wines o Malambo, y algunos otros conocedores que están en el tema.

Los Rosados y su podio

La selección de los rosados es refinada y diversa. Los aportes de Joaquín Alberdi, de la vinoteca JA en Palermo, Fernando Musumeci, de vinoteca Mr. Wines en Caballito, y Ana Paixao, de AnaPaixaoDM.

  1. Mainqué rosado de Pinot Noir,
  2. Carmela Benegas rosado de Cabernet Franc
  3. Domaine Bousquet corte (50% Malbec y 50% Cabernet Sauvignon)

Y si faltaban burbujas, está el Cruzat Cuvée Rosé Extra Brut, acaso el mejor espumoso de Sudamérica.

El Mainqué, de Bodega Chacra en Río Negro, tiene el refinado toque de Hans Vinding Diers para un Rosado de Pinot Noir sin paso por madera, con frescura y estructura, según explica Joaquín Alberdi. El Camila Banegas –aporta Musumeci- es “ya un clásico de estación para un espectro amplio de consumidores y tiene el plus que al ser 100% Cabernet Franc que lo distingue de la mayoría de sus pares. Es un vino que aconsejo disfrutarlo joven”. Por último, este Domaine Bousquet destacado por Ana Paixao tiene dos claros atributos para ganar en las estanterías de una vinoteca, “su frescura y ese toque francés”.

SIGUE EN PARTE II con DECALOGO DE BLANCOS GENIALES