En la antigua Grecia, una rapsodia era una selección de pasajes de un poema épico

No hay un momento exacto que defina el origen de ese camino de riesgos que eligió Sebastián Zuccardi para hacer vinos que hablen del lugar. Es como cuando uno despierta y quiere acordarse de un sueño: no hay un inicio claro. O mejor dicho, hay varios posibles. En este caso, podría ser el 2008 con el primer Aluvional La Consulta, cuando la región desplazó al Malbec y mandó la taquillera cepa a la contra-etiqueta. O acaso podría ser el 2013 con los Aluvionales y los vinos de las Fincas, cuya claridad de matices de zona no solo es más nítida que nunca, sino que parece inexorable.

“El 2013 es una cosecha bisagra en este camino de la identidad”, asegura Sebastián Zuccardi, quien lleva más de una década haciendo foco para interpretar mejor cada zona donde hace vinos. El 2013 dejó tres Aluvionales –La Consulta, Altamira y el flamante Gualtallary- y tres vinos de Fincas –Piedra Infinita, Canal Uco y Los Membrillos- con notable expresión. Si en los 2008 había una férrea voluntad de representar un lugar, en los 2013 todo eso aparece. Cada vino expresa la unicidad de un sitio, como si ahora cada nota de la guitarra estuviera afinada y sonara simplemente a lo que es. “En el 2013, soltamos las amarras”, le gusta decir a Sebastián Zuccardi para explicar que la observación fina de los años precedentes les fue dando confianza en esa búsqueda de máxima personalidad.

2016-11-14-photo-00000521

Zuccardi cuenta que sus viajes a Europa a cosechar le abrieron la cabeza, le hicieron notar que los lugares y las personas que trabajan para exaltar esa unicidad de cada sitio es emocionante, en muchos casos conmovedor. Hace unos 10 años, al regreso de uno de esos primeros viajes de cosecha en Europa, Sebastián les dijo a sus padres, los popes de la bodega familiar Familia Zuccardi, que quería tener una charla importante. Los reunió y les explicó que había llegado el momento de hacer un vino de lugar y llamarlo así, en vez de hablar simplemente de Malbec. “Me respondieron que un vino de lugar era interesante. Pero que lanzar un vino sin nombrar el varietal en la etiqueta era una locura… Al poco tiempo empecé”, recuerda.

Palabras más, palabras menos, así en el 2008 nacía Aluvional La Consulta. Palabras más, palabras menos, así se consumaba la revolución Zuccardi.

La revolución se venía vislumbrando desde la división Investigación y Desarrollo dentro de la Bodega, que el propio Sebastián Zuccardi había creado. Era una época de Malbec dulzón y concentrado y bodegas casi sin vocación por la diversidad. Entonces la apuesta no sonaba lo evidente que puede parecer hoy, una década mas tarde.

“El Malbec es el vehículo para expresar el lugar”, agrega hoy Zuccardi, que a sus 36 lidera Piedra Infinita, la nueva bodega de la Familia, ubicada en Altamira, Valle de Uco. Al hablar de las distintas zonas representadas en esta cosecha 2013, dice que no hay una con más calidad que otra. “Son vinos que expresan un lugar y nuestra interpretación de ese lugar”, agrega. Apenas eso.

 

ALGUNOS VINOS
Aluvional La Consulta 2013
Tiene los aromas de fruta, cereza roja, y algo de mora fresca. Es un vino fresco y con algo de jugosidad, con sus texturas granulosas, lo que le da cierto agarre y complejidad por alcanzar el ancho de la boca y paladar. También en sensaciones de boca, se sienten taninos firmes, delicados y abruptos.

Aluvional Paraje Altamira 2013
Se siente la ciruela chica (algo más ácida), sauco y hasta algo de mora roja. De texturas claras, que rozan pero no se desploman en el paso por boca. Taninos y acidez persistentes, que invitan a volver a servirse.

Aluvional Gualtallary 2013
Aparecen flores de cereza, un poco de romero fresco o tomillo, además de sensaciones de piedra mojada. Es un vino fluido y más terciopelo que granulado. Con leves pinchazos de acidez en su paso por boca. El perfume vuelve al final. Y persiste.

Canal Uco 2013
Uno de esos que seduce aromáticamente. Aromas de cereza negra fresca, sauco, mora y algo de romero seco. Es un vino de equilibrio y punto. Al tomarlo da enorme placer, pero ese balance nos deja entrever que tiene acidez, complejidad tánica y estructura para envejecer con enorme vitalidad. La textura en boca es vivaz, es nítida, tanto en el centro de boca como en los labios.