Los vinos de Finca La Escuela 2013 mantienen ese linaje delicado y etéreo de las cosechas precedentes, pero agrega un póker de vinos por suelos, todos surgidos de las misma finca de 7 hectáreas. El Limo, La Piedra, La Grava y La Arena son los cuatro tipos de suelos que se volvieron vino en esta serie de vinos 2013. La experiencia de 600 litros por cada vino desnuda matices en texturas, algunas diferencias en su fluidez y un juego interesante que aporta nuevas respuestas sobre la influencia de los suelos en los vinos.

 

Algunos sostienen que el terroir en el nuevo mundo comienza en un acto de voluntad. Que buscar matices y virtudes de cada región para luego interpretarlas en el vino con observación y humildad irá gradualmente construyendo la identidad de cada terruño. Algo así me fui pensando tras probar cuatro vinos que representan, cada uno, un tipo de suelo diferente de una parcela de siete hectáreas en Altamira, Mendoza. Finca La Escuela El Limo, Finca La Escuela La Piedra, Finca La Escuela La Grava y Finca La Escuela La Arena son todos vinos que surgieron de esas siete hectáreas en el 2013.

img_6265

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los vinos de Finca La Escuela permiten encontrar sutilezas a partir de los suelos. Si bien los cuatro vinos tienen en común la fluidez y la frescura, queda claro que Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach se mantienen firmes en esa búsqueda identidad en suelos. Son unos seis cientos litros de cada vino, todos provenientes de esta parcela de Malbec que ya había dado resultados de calidad en las añadas precedentes.

Los creadores de los vinos cuentan que el limo con sus racimos algo más gordos aportan capas de frutas, acidez sostenida y taninos más clásicos. A diferencia de la piedra, que desde una natura más austera, granos más chicos que acaban en taninos más delicados. En la grava, puede sentirse algo más de calor, siempre fluidos pero más frutales y con cierta madurez. La arena por su parte parece tener una presencia aromática clara y múltiple, un medio de boca generoso, y en cambio algo menos de complejidad tánica que sus vecinos de finca.