“Al carajo con la verdad. El estilo es más importante: cómo hacer una por una cada cosita” Charles Bukowski

No hay verdad en el vino. Sí hay estilos. Nuestro estilo nos dice que si te gusta la diversidad, la dedicación, el carácter natural y único de las cosas, la aventura y la tradición, éste es un momento fantástico para sentarse a tomar vino argentino y preguntar todo lo que se pueda a quienes lo cultivan, lo hacen, lo venden y lo toman.

Mientras la era del vino estandarizado y demasiado tecnológico se va “al carajo” (citando al poeta Carlitos Bukowski), desde Vinicast buscamos descubrir, preguntar y probar esos vinos más naturales, que toman riesgos para reflejar los matices de cada lugar. Pasión, ilusión y curiosidad.

Gabriel Dvoskin: trato de simplificar las cosas en torno al vino, no perder de vista lo esencial. Siendo sommelier y reportero de vinos me tocó viajar mucho recolectando historias, preguntando por qué en la viña, tratando de entender en calicatas, probando vino. Acá comparto algo de eso, a veces un poco más largo de lo habitual. Escucho algo de Tom Waits o Divididos cuando escribo. Con muchísima dedicación, y acaso destinado al fracaso, le pongo horas y horas a hacer videos sobre vinos.

Demián Busina: soy ese que está en la compu y hace que vinicast esté al aire. Y si bien no soy especialista en vino, me siento un consumidor apasionado promedio. De adolescente fui catador de los vinos más baratos de bares o supermercados. Pero de a poco me fui dando gustos y buscando vinos distintos, y aprendiendo cómo se hacen, de dónde vienen, quiénes lo elaboran. Me gusta mochilear y la naturaleza. Mis amigos me cargan porque vengo de Esquel, vivo en Buenos Aires, y soy hincha de Belgrano de Córdoba.

Blas Espinoza: mi cartel diría agrónomo mendocino, hincha de Godoy Cruz y obsesivo lector de filosofía del siglo XIX. Trabajo en la viña desde hace 25 años, y la estudio desde hace todavía un poco más. No me canso de aprender y seguir buscando. En Vinicast comparto algunas experiencias para descubrir lo que hay atrás del vino. Ah…éste es mi seudónimo (es largo de explicar, pero es una mezcla de la filosofía de Espinoza y el método de Pascal).